top of page

“Rompe la brecha”: ¿Qué hay detrás de la desigualdad laboral?

A través de su libro “Rompe la brecha, un feminismo que nos falta: la igualdad de género en el trabajo”, Norma Cerros plantea las múltiples causas que sostienen la desigualdad laboral y propone soluciones para combatirla.



Desde que era niña, Norma Cerros se esforzaba mucho en ser la “mejor” en cada cosa que hacía, porque a las mujeres nos han dicho que debemos “echarle el doble de ganas” para superar la desigualdad de género.


Norma no tenía las posibilidades de acceder a una escuela privada, pero con ese esfuerzo logró obtener una beca y otros tantos apoyos para estudiar en el Tecnológico de Monterrey. “Para mí era como una inercia pensar: ok, la vida no es justa, pero si me esfuerzo un montón, más que muchas otras personas, lo voy a lograr. Meritocracia, le dicen”, dice la abogada en entrevista con Marejada.


El siguiente paso que dio fue casarse y estudiar una especialidad en Derecho de Competencia Económica en una de las mejores universidades del mundo, la Berkeley School of Law. Con su título de maestría, Norma tiene la oportunidad de trabajar en la Comisión Federal de Comercio en Washington.


Después, regresó a México con la intención de emplearse en este país. Se presentó a múltiples entrevistas en las que hablaba abiertamente de su experiencia académica y laboral, así como de todo lo que ella podría aportar a la empresa. Pero algo siempre frenaba sus oportunidades.


“Fue un shock muy grande darme cuenta cómo cambia el escenario de posibilidades y de opciones para las mujeres cuando tienes responsabilidades de cuidados. Porque si bien yo traía todo esta preparación, también traía un niño de siete meses de edad”, cuenta.


Norma se negaba a dejar a su bebé al cuidado de alguien más. Entonces, preguntaba en sus entrevistas de trabajo sobre las oportunidades que tienen las personas que, como ella, maternan. Ahí se acababa el “romance” y no la volvían a contactar.


“Yo no entendía qué pasaba. Para mí, yo había hecho todo lo que el ‘libro’ decía que tenías que hacer: prepararte y ser la mejor. Y, sin embargo, llegó un momento en que dejó de ser suficiente. Yo ya no podía esforzarme el triple para compensar la desigualdad de género a la que me enfrentaba y que siempre estuvo ahí”, expresa.


Hoy, Norma Cerros dirige Womerang.org, una organización civil que brinda herramientas de empoderamiento para las mujeres. Además, publica su libro Rompe la brecha, un feminismo que nos falta: la igualdad de género en el trabajo”, al mismo tiempo en que es mamá de tres niños.


Un intento por cambiar la historia


Con este libro, Norma Cerros pretende allanar el camino para las nuevas generaciones de mujeres que, como ella, crecen con la idea de la “meritocracia”, y que si se preparan y se esfuerzan al doble, “romperán la brecha”. Como si dependiera de nosotras y no de un sistema patriarcal.


“Este libro es un esfuerzo por ayudar a otras, por presentarles el escenario que viene detrás de ellas, independientemente de si quieren o no tener hijos, porque los prejuicios de género operan siempre de la misma manera”, expone la autora.


“Rompe la brecha” presenta datos y evidencia sobre la desigualdad de género en el trabajo de múltiples maneras: qué porcentaje de mujeres tienen oportunidad de trabajar, cuántas alcanzan puestos de toma de decisiones, cuántas horas dedican al día a las tareas del hogar, cuántas pueden amamantar dignamente en espacios laborales, cuántas ganan mejor o igual que sus compañeros hombres, cuántas son excluidas de ámbitos relacionados con las matemáticas y las ciencias, etcétera.


Aproximadamente, el 30% de los hogares en México solo tiene un proveedor, y ese proveedor es una mujer.

El libro también brinda una panorama actualizado sobre la desigualdad laboral, porque si antes era complicado, la pandemia empeoró todo para las mujeres.


“La pandemia vino a demostrarnos que todo el trabajo no remunerado, el trabajo doméstico y de cuidados, que aparentemente se hacía tras bambalinas, recae mayormente en las mujeres”, refiere Norma.


Penalización por maternidad y el síndrome de la impostora


Cualquiera pensaría que los obstáculos solo los viven las mujeres que son mamás, pero la desigualdad laboral, sostiene Norma Cerros, afecta a todas las mujeres por el hecho de que desde niñas se nos dicta que las mujeres debemos hacernos cargo del hogar y de los cuidados.


“Un ejemplo muy claro es: cuando una mujer, madre de familia, pelea por un aumento de sueldo, se le niega. Pero si no hace un hombre, y sobre todo si tiene más hijos, se le paga más, porque socialmente se le ve como el único proveedor y necesita más dinero para mantener a su familia”, explica la abogada.


Las mujeres con hijos ganan 33% menos que los hombres 8con hijos, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Al inicio de esta entrevista, Norma Cerros fue enfática al describirse como una mujer “brillante, aplicada, trabajadora”, reforzando para sí misma y los demás esas cualidades.


Lo anterior va de la mano con un término que recién reconocemos: el síndrome de la impostora, que, según explica Norma, no es más que un sistema que constantemente está pidiendo a las mujeres que se adapten para que cumplan con los estereotipos de género que el colectivo espera de ellas.


“No está mal que nos auto-promocionemos, lo que me parece erróneo es que dudemos de nuestro trabajo, capacidades e inteligencia, y prefiramos ser ‘agradables y buena gente’ para no ‘incomodar’”, resalta.



Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page